Ronquidos fuertes: Vivir con apnea del sueño

A veces los ronquidos fuertes que nos vemos obligados a soportar por las noches pueden tener como causa la apnea del sueño. Una enfermedad difícil de diagnosticar por la falta de consciencia del propio enfermo y que puede tener consecuencias bastante graves para la salud. Uno de sus síntomas más comunes y conocidos son los ronquidos fuertes.

La apnea del sueño y sus ronquidos fuertes pueden ser tratados para mejorar el sueño así como la somnolencia y el cansancio diurno pero también para prevenir problemas con la presión arterial o incluso problemas cardiovasculares y cerebrovasculares. Mediante diferentes tratamientos médicos como por ejemplo las CPAP o las membranas bucales se podrá mejorar la calidad de vida del paciente y también la de su pareja o familia pues no tendrán que soportar los ronquidos fuertes que genera la obstrucción el aire.

Controles médicos

El tratamiento de la apnea del sueño y la eliminación paulatina de los ronquidos fuertes se podrá ir controlando mediante análisis médicos periódicos para ver la evolución y evitar efectos secundarios que puedan ser molestos.

Las revisiones y controles serán de vital importancia si se está realizando un tratamiento  CPAP (presión positiva continua), es decir, con mascarillas respiratorias ya que se estima un periodo de tiempo para aclimatarse. Hay muchas personas que no llegan a acostumbrarse a estos dispositivos que si bien son efectivos pueden resultar muy molestos a la vez que ocasionan algunos efectos secundarios. Es por ello que su uso es reducido a casos de gravedad de ronquidos fuertes y gran cantidad de apneas.

También cabe reseñar que en caso de decantarse por los dispositivos como las membranas con función stop ronquidos será recomendable consultar al dentista cada cierto tiempo para controlar si la cavidad bucal está cambiando su fisionomía.

Vida sana y precaución

Puede parecer un tópico pero ante el síndrome de la apnea del sueño y sus ronquidos fuertes hay que prestar atención a los hábitos sanos. El alcohol o tabaco resultan muy perjudiciales para los pacientes puesto que favorecen la caída de los tejidos del paladar así como su relajación. Esto genera una mayor profusión de ronquidos fuertes así como un peor descanso.

Por otro lado la dieta equilibrada baja en grasas y el deporte serán un mandamiento puesto que el aumento de peso empeora los síntomas así como la gravedad de la apnea del sueño. Al contrario que si se logra reducir el peso corporal pues irá acompañado de una disminución de la apnea así como un mayor control en la presión arterial. Hay que tener en cuenta que aunque estemos recibiendo tratamiento para combatir la apnea del sueño y sus molestos ronquidos fuertes debemos prestar especial atención en tareas como la conducción o los trabajos peligrosos puesto que aun podremos sentir la somnolencia y el cansancio.

Ante posibles operaciones quirúrgicas que necesiten de anestesia es imprescindible de avisar a los especialistas de que se padece apnea del sueño. Es muy importantes que estos sean conscientes de nuestra problemática para tomar medidas de seguridad en nuestras vías respiratorias, cerciorándose que estarán despejadas durante todo el proceso

Los ronquidos fuertes de la apnea y las familias

Cuando una persona padece apnea y produce ronquidos fuertes, generalmente el no es consciente de los ruidos ni las molestias que ocasiona de la misma manera que tampoco es consciente de que su respiración se interrumpe mientras duerme. Es por ello que la mayoría de los casos son diagnosticados gracias a la insistencia de la pareja de cama o la familia siendo muy difícil que una persona que viva sola pueda ser diagnosticada debido a su propio desconocimiento.

Los familiares y/o parejas son quienes alertan al enfermo pero también son las que más sufren por sus ronquidos fuertes. Y es que es muy normal que muchas parejas hayan optado por dormir separados debido al volumen de los ronquidos y a la imposibilidad de conciliar el sueño.

Es por ello que los especialistas siempre recomiendan que las parejas insistan y tengan paciencia ante esta enfermedad y estar siempre alerta para avisar si el enfermo emite ronquidos fuertes o se corta su respiración momentáneamente. Las parejas y familias de estos también deben incidir e insistir en acudir a un especialista o tomar un tratamiento para luchar contra esta enfermedad y animarle a buscarle una solución, ayudarle con el tratamiento y por supuesto apoyarlo física y emocionalmente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *